Blog de Salud: Cómo empezar

Actualización 2021 |

Los blogs o bitácoras no son algo nuevo en internet, sin embargo siguen siendo parte importante en un plan estratégico de marketing de todo profesional de salud (médicos, odontólogos, psicólogos, etc.).

Al contrario de lo que muchos creen, crear un blog puede ser muy económico (o hasta gratis) y empezar a publicar en él es muy sencillo. Tal como suelo decir en mis capacitaciones o conferencias: “Las herramientas en esta nueva era digital no requieren conocimientos técnicos avanzados como hace algunos años atrás, por el contrario, suelen ser muy intuitivas y fáciles de utilizar”.

Si bien me suelo dirigir a mis colegas médicos, lo que menciono en todos mis artículos es aplicable a toda práctica privada de salud, es decir, a todo profesional de salud en el sector privado.

¿Qué es un blog de salud?

Un blog, también llamado bitácora, es un espacio en el que podemos escribir y publicar todo el contenido que queramos. No está demás mencionar que lo recomendable es publicar artículos sobre una temática en específico, por nada se te ocurra escribir sobre temas muy distintos o que no guarden relación alguna. Míralo desde el lugar del lector, ¿Te imaginas que estés leyendo un blog de endocrinología y te encuentres con un artículo de ingeniería civil?. A menos que se trate de un blog personal en el que puedes publicar lo que desees indistintamente, en un blog de un profesional de salud se debe mantener como eje central la salud o, mejor aún, ser específico en una especialidad puntual.

¿Cuáles son los beneficios de tener un blog de salud?

Hace algunos años tener un blog era visto por algunos como algo egocéntrico o hasta extraño. Recuerdo que me preguntaban cosas como: -¿Por qué escribes en un blog?, -¿Qué ganas escribiendo en un blog?, -¿Por qué perder tiempo escribiendo en un blog?, -¿Crees que alguien va a leer tu blog?, etc. Pues, en ese entonces era muy difícil demostrar rápidamente los resultados de tener un blog activo, ya que los blogs suelen tener un alcance lento, aunque siempre dependerá de la calidad y cantidad de contenido, así como del tipo de tráfico. Sin embargo, los resultados pueden tardar en llegar, pero llegan. Aquí te menciono algunos beneficios que tendrás al tener un blog activo:

Posicionamiento

Google puede convertirse en tu mejor aliado siempre y cuando publiques contenido de calidad. Pero ¿Qué es contenido de calidad para Google? Muy fácil, es el contenido que responde mejor a la intención de búsqueda de los usuarios, es decir, si tu contenido es precisamente lo que están buscando los usuarios y, mejor aún, este se convierte en tendencia, serás premiado por Google ubicando tu blog en las primeras posiciones de las búsquedas de los usuarios.

Autoridad

Ten muy en cuenta que el usuario en esta nueva era digital utiliza internet y las redes sociales por sobre los demás medios. Si un paciente necesita más información sobre un profesional de salud, buscará inmediatamente en medios digitales (Google principalmente). Tener un blog te dará una magnífica oportunidad, ya que el usuario al buscar sobre ti encontrará tus publicaciones y ellas te ayudarán a ganarte su confianza.

Conocimiento sobre tu audiencia

No basta sólo con publicar contenido y “hacernos los sordos”. La idea de las publicaciones es que sirvan como canal de retroalimentación gracias a los comentarios. Promueve la interacción con tu audiencia e invítalos a que comenten sobre tu publicación, de igual manera no olvides responderles al menos con un saludo. Tener esta retroalimentación te dará una mejor idea acerca de tu audiencia.

¿Cómo crear un Blog de Salud?

Existen varias opciones para crear un blog: gratuitas, de pago, de implementación instantánea, de mayor elaboración, etc. En este artículo te mostraré 2 formas de crear un blog para profesionales de salud basadas en la plataforma de administración de contenidos por excelencia: WordPress.

Blog gratuito (WordPress.com)

Es realmente muy sencillo iniciar un blog en WordPress, simplemente debes ingresar a wordpress.com y registrar tu cuenta en un plan gratuito. Inmediatamente después del registro podrás empezar a crear contenido y publicarlo. Sin embargo, esta es una opción muy limitada, ya que dependemos de un subdominio (tunombre.wordpress.com), probablemente nos queden cortas las funcionalidades básicas y la imposibilidad de utilizar complementos, por consiguiente también tendremos algunos problemas de posicionamiento en los motores de búsqueda de internet (Google, Bing, etc.).

Blog de pago (WordPress.org)

Si bien la plataforma de WordPress la podemos descargar desde wordpress.org, necesitaremos un servicio de alojamiento web y un proveedor de dominios que tendremos que vincular manualmente y posteriormente activar un certificado SSL (recomendado), luego tendremos que cargar el paquete de instalación de WordPress y configurar una base de datos en nuestro alojamiento previamente contratado. Probablemente para algunos esta parte sea algo complicada, pero los resultados son los más óptimos. Disfrutarás de un entorno independiente con tu propio branding, también podrás contar con complementos (plugins) que te brindarán todo tipo de opciones dentro de tu blog / web, además podrás posicionarte en Google de forma correcta.

¿Qué contenido publicar en un Blog de Salud?

Podrás crear y publicar el contenido que desees, sin embargo, como ya mencioné, te recomiendo redactar publicaciones sobre un tema puntual o una especialidad.
No es necesario que escribas un artículo científico, podrías publicar tu punto de vista sobre algún artículo o noticia, algunos consejos o recomendaciones, algo muy puntual sobre promoción de la salud o prevención de enfermedades, sintomatología básica de alguna enfermedad, contenido en general que sea realmente útil para tu audiencia (pacientes) con el fin de que interactúen de alguna forma con la publicación, ya sea comentando, dando “like” o compartiendo tu contenido con otras personas.
Los tipos de contenido deben ser en los que te sientas cómodo, puedes hacer publicaciones 100% escritas (como esta) o parcialmente escritas y comentadas en audio, o parcialmente escritas y comentadas en video, eso dependerá únicamente de ti.

Deja un comentario